Pese a que los bancos españoles se hayan abstenido de realizar operaciones de alto riesgo, la actual falta de liquidez está agravando la ya baja concesión de créditos en España.